Nuestro país sufre al día tres ciberataques dirigidos tanto a empresas del sector público como a compañías de gran importancia estratégica. Ataques de peligrosidad muy alta y algunos a gran escala, cuyo origen –como explica Félix Sanz Roldán, director del CNI-, "tienen el objetivo de debilitar y comprometer la capacidad económica, tecnológica y política de España".

El ciberespionaje se ha convertido en una "amenaza para el desarrollo económico y la capacidad de defensa militar", afirma Javier Candau, jefe de Ciberseguridad del Centro Criptológico Nacional  (CCN). En un reciente artículo que puedes leer aquí, Candau advierte sobre el creciente "interés de los atacantes en la información sensible de las empresas e instituciones españolas”.

Según el CCN, El ciberespionaje es un método relativamente económico, rápido y que entraña cierta dificultad de atribución de la autoría. Las amenazas están dirigidas tanto al sector público como al privado con el fin de posicionarse de manera más favorable desde los puntos de vista político, estratégico o económico.

El pasado año, varios ataques dirigidos a empresas con un alto nivel en I+D+i tuvieron éxito y fueron capaces de exfiltrar información comercial confidencial de gran valor.

Alerta temprana

Los servicios de Inteligencia han observado que la ciberdelicuencia está utilizando empresas privadas de TI como tapaderas para disfrazar sus actividades de espionaje. Para Candau, “la ocultación de los atacantes también se ha profesionalizado”. Ante esto, ¿cómo podemos defendernos de estas amenazas?

La idea es apostar por un sistema de detección y análisis temprana, que permita detectar una posible amenaza y así asignar recursos de manera óptima. Se trata de poner en marcha labores de prevención, detección y vigilancia; supervisando a las personas, los procesos y la tecnología que intervienen en todos los aspectos de la ciberseguridad.

Tecnología WIDS

Teknei ha creado soluciones desarrolladas y probadas en el ámbito de las fuerzas de seguridad, que protegen frente a accesos no deseados, salvaguardando sus activos, su propiedad intelectual y la seguridad de sus operaciones.

La tecnología WIDS (Wireless Intrusion Detection System) ha sido desarrollada para proteger y gestionar las infraestructuras wifi de ataques y accesos no autorizados.

Esta tecnología se basa en la identificación de dispositivos móviles presentes en una área determinada, que facilita la detección de usuarios ubicados cerca de los sensores y la monitorización de los accesos a redes wifi.

A partir de la tecnología WIDS se han desarrollado 3 productos que destinados a necesidades muy concretas:

BEE: Sistema Estático de Auditoría Inalámbrica. El sistema estático de auditoría inalámbrica permite auditar un espacio concreto del entorno wifi corporativo para identificar, entre otras cosas, vulnerabilidades y accesos no autorizados. Es idóneo para monitorización de eventos y zonas concretas como un CPD o zonas de acceso público.

HORNET: Sistema Móvil de Auditoría Inalámbrica. El sistema móvil permite auditar cualquier zona de un espacio concreto del entorno wifi corporativo, realizar censos de puntos de
acceso, dispositivos y auditorías de visibilidad perimetral. Es una herramienta para realizar auditorías completas en cualquier entorno de wifi corporativo, como oficinas, sucursales, almacenes, etc.

HIVE: Sistema Distribuido de Monitorización Inalámbrica. Este sistema distribuido de monitorización inalámbrica permite auditar y monitorizar la red corporativa para evitar y defenderse ante vulnerabilidades y accesos no autorizados. El sistema distribuido permite acceder de forma centralizada a la monitorización de cualquier punto dentro del área de alcance
de los sensores, para identificar anomalías y generar informes avanzados automatizados.

Si necesitas más información sobre estos productos, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos a reconocer cuáles son los puntos débiles de tu empresa en cuestión de seguridad.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *